Babylon Radio Celebrating Cultures, Promoting Integration

¿CÓMO CONSEGUIR ALOJAMIENTO?

En Irlanda encontrar un lugar donde vivir puede resultar difícil. Normalmente, la cantidad y variedad de alquileres disponible depende de la parte del país a la que te estés mudando. Las ciudades y pueblos más grandes pueden ofrecer más opciones y variedad de precios que los pueblos más pequeños y las aldeas. Por otro lado, los precios fuera de las grandes áreas urbanas son generalmente más baratos.
Anuncios, páginas web de alojamiento y el boca a boca
Un buen sitio donde empezar a buscar un piso, apartamento o casa es la sección de alojamiento de los periódicos locales y de tarde, y en las páginas web de alojamiento. Intenta comprar el periódico tan pronto como salga. El alojamiento también puede encontrarse en anuncios colgados en escaparates y tablones de noticias de los supermercados y universidades. Dile a todo el que conozcas que estás buscando un sitio; el boca a boca es sorprendentemente eficaz. Algunos sitios, sobre todo si están siendo ofrecidos a través de una inmobiliaria, tendrán una señal que pone “To Let” por fuera.
En ese caso, deberías pedir cita para ver el piso o la casa y llegar temprano.
Si usas agencias de alojamiento
Las agencias de alojamiento son organizaciones comerciales que pueden cobrar una comisión por ayudarte a buscar un alojamiento privado en alquiler. Normalmente se trata alojamientos más caros que los de los periódicos. Si te cobran comisión, serán alrededor de los 50 euros. Antes de registrarte con una agencia y pagar esa comisión, deberías intentar que te respondan a las siguientes preguntas:

  • ¿Se trata de una agencia con licencia?
  • ¿Qué servicios ofrecen por esa comisión?
  • ¿En qué circunstancias tendrías derecho a un reembolso?
  • ¿Cuántos propietarios en la lista de la agencia aceptan un alquiler subvencionado?
  • Si decides registrarte, asegúrate de que te dan un recibo por la comisión que pagues.

Cuando estás mirando un piso o una casa
Echa un buen vistazo por todo el inmueble antes de tomar una decisión. La siguiente lista podría serte de ayuda:

  • ¿Hay algún índice de humedad?
  • ¿Se abren las ventanas?
  • ¿Qué seguridad hay disponible (por ejemplo; cierres en las ventanas, alarma antirrobos)?
  • ¿Tiene detector de humos y está en funcionamiento?
  • ¿Quién paga la calefacción? ¿A qué horas está encendida y quién la controla?
  • ¿Hay agua caliente disponible todo el día o solo parte del día?
  • ¿Están la cocinilla y la nevera limpias y en funcionamiento?
  • ¿En qué condiciones está el baño?
  • ¿Tienes que compartir el baño? En ese caso, ¿con cuántas personas más?
  • ¿Hay espacio para bicis, espacio para aparcar, etc?
  • ¿Pasa algún autobús o algún otro tipo de transporte público cerca?
  • ¿Hay tiendas y otros servicios cerca?

Fianzas
Los propietarios podrán pedir una fianza, que puede ser el alquiler de una semana o de un mes. Si estás recibiendo pagos de la seguridad social, tu agente del bienestar de la comunidad (Community Welfare Officer) puede ayudarte con el pago de la fianza, aunque puede que tengas que pagar parte de ella. Asegúrate de que te dan un recibo por cualquier fianza que pagues. Podrías perder tu fianza si:
Te vas sin notificar con tiempo o si te vas antes del final de la fecha fijada en el contrato
Causas daños al inmueble mayores que el considerado desgaste por uso normal
Te vas dejando facturas o alquileres sin pagar

Antes de acordar el alquiler
Asegúrate de que puedes permitirte el alquiler requerido. Si vas a reclamar un alquiler subvencionado, asegúrate de que conoces el nivel máximo de alquiler permitido localmente por la Administración de Servicios de la Salud (Health Services Executive – HSE). Sería sensato decirle al propietario en este momento que vas a pedir la subvención, ya que no todos los arrendadores aceptan a inquilinos con alquiler subvencionado.
Ten en mente tus derechos y obligaciones y los de tu arrendador. Tu arrendador, por ejemplo, está obligado a darte un libro de alquiler. También está obligado a garantizar un alojamiento que cumpla con ciertos estándares físicos mínimos. Además deben registrar el arrendamiento en el Junta de Arrendamientos Residenciales Privados (Private Residential Tenancies Board); una organización establecida por el gobierno para registrar arrendamientos y mediar las disputas entre arrendadores y arrendatarios.
Si el arrendador quiere ofrecerte un contrato de alquiler fijo de seis meses o un año, no lo firmes a no ser que estés seguro de que quieres quedarte por ese periodo de tiempo. Si te vas antes del final de un contrato de alquiler fijo, puede que pierdas tu fianza.
Deberías redactar y acordar con el propietario la lista de muebles y electrodomésticos proporcionados. Ésta ayudará a prevenir futuros conflictos durante tu estancia y cuando te vayas. Si hay señales de daños causados por inquilinos anteriores, asegúrate de que también figuren en la lista. Esta lista debería estar incluída en el libro de alquiler.
En caso de haber grandes reparaciones, exige al propietario que declare por escrito que él o ella se hará cargo de éstas.